El día que decides que hasta aquí

¿Hace cuánto que saboteas tu felicidad? ¿Te has cansado ya de hacerlo? ¿Sientes que por miedo que te den los cambios te da mucho más miedo quedarte como estás? Estupendo…
Raquel Rús
Raquel Rús
Sexóloga, terapeuta de pareja y Profesora Acreditada por la International Enneagram Association. Autora del libro "Comunicación consciente".

Si te ha gustado ¡compártelo!

Hay momentos en la vida en los que de repente lo vemos todo claro. Sabemos que ya no queremos más de “eso” que hemos tenido hasta ahora, sentimos la hartura de estar viviendo la vida de otra persona, si nos preguntan quiénes somos no tenemos ni idea, pero nos morimos de ganas de descubrirlo. ¿Que eso puede doler? ¡Pues vamos a ello! Porque quedarse donde estamos duele mucho, muchísimo más. Esos son los llamados puntos de inflexión. Aquellos donde tu vida, tu cuerpo y tu alma piden más ¡y con razón!

“¿Vives tu vida a medio gas? ¡Va siendo hora de cambiar!”.

Nos han educado para vivir a medio gas, lo suficiente como para ir tirando. Y al final resulta que lo queremos todo y no tenemos ni idea de qué partes de nosotros mismos nos dejamos por el camino. Nos dijeron que teníamos que ser personas buenas, correctas, tener emociones solo de las cómodas… Pero cómodas ¿para quién? Pues para los demás, claro. Tú quedaste fuera de la ecuación hace muchos años. Y claro eso va cargando y cargando, hasta el punto que la zona de confort no merece la pena y tienes muchas ganas de destrozarla, de ir a por todas. Porque, pase lo que pase, solo puede ser mejor que lo que hay ahora.

¿Qué eso tiene un precio? Claro que sí, y quedarte como estás también. Uno altísimo. La mayoría de las veces quedarte cómo y dónde  estás se paga con la propia vida. No estoy exagerando, es literal. Siendo un “medio tú” lo más probable es que enfermes, que vivas con un nudo en el estómago, que te encuentres sin fuerzas, que levantarte cada mañana sea una hazaña, que pensar en tu vida “normal” te den ganas de salir corriendo y no mirar atrás…

Cuando te apetece destrozar la zona de confort ¡y ser tú de una vez!”.

Esos síntomas no son más que un grito que nace desde tus entrañas, desde lo más profundo de ti y que te dice “¿quieres hacer el favor de ser tú de una vez?”. Y no ese tú que te enseñaron, el tú de verdad. Ese que no tienes ni idea de quién es, pero le vas a echar coraje y vas descubrirlo. Porque descubrir quién eres tú y serlo es el acto más valiente del mundo. Es esa sensación como la de los concursos, tú has venido a la Tierra a jugar y ya va siendo hora de que te la juegues por ti.

Para eso toca hacer lo que da más miedo: mirar para adentro. De primeras se puede ver todo bastante negro, por aquello de entrar en territorio inexplorado, pero según avances habrá cada vez más y más luz. Hacer este proceso solo no suele funcionar, por algo somos seres sociales. Los demás están aquí para mostrarnos el camino, decirnos lo que ellos ven y compartir lo que han descubierto, ¡aprovéchate de ello!

Encontrarás que no sabías nada de ti, que no te habías dedicado el tiempo ni el amor suficiente, ¡¿cómo es posible?! Empezarás a replantearte todo, algo que puede hacer que sientas más inseguridad que antes. Se llama tomar consciencia y ser una persona adulta. Descubrirás que tus creencias no son tuyas, te las dieron hace mucho y allí se han quedado sin saber si te siguen sirviendo o no, tu inconsciente resulta que tiene el control de tu vida y tú no tenías ni idea, tu cerebro está programado para que sobrevivas no para que tengas una vida plena, los demás no tienen tus prioridades ni la intención de tenerlas, tus emociones son una guía que no sabías usar, tienes en tu cuerpo la memoria de las generaciones que te han precedido, resulta que tus enfermedades y dolores son un grito de tu ser que no habías aprendido a escuchar… y mucho más porque resulta que tú eres un ser de lo más interesante y profundo que vale la pena descubrir.

Puedo decirte que estás en un momento absolutamente privilegiado para conocerte mejor, para quitarte mierdas de encima de la manera más sencilla, aunque lleve su tiempo y su trabajo. Todo es empezar y decir: ¡ahora me toca a mí!

Dejar de sabotear tu felicidad puede llevar un tiempo, es lo que tiene llevar toda la vida haciéndolo. Lo importante es que, cada día que te dediques a ti, las piezas de tu vida se irán colocando en su lugar, todo irá cobrando sentido. De esa manera sentirás cada vez más que tú tienes la capacidad de gestionar, de decidir y que te das el permiso de SER. ¿Te atreves?

¿Te gusta lo que lees?

¡Y a mí compartirlo contigo! Para que no te pierdas nada, suscríbete y recibe cada nuevo artículo en tu email. Además, te enviaré un regalo con el que descubrirás tu tipo de personalidad y el de tu pareja, para relacionarte dejando atrás suposiciones y malos entendidos.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:
Responsable: Raquel Rús. Finalidad: Gestionar el envío de boletines de noticias o newsletter. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal, excepto a nuestros proveedores de servicios de marketing por correo electrónico (Wild Audience S.L., Ronda de Sant Pere, 52, 08010 Barcelona, España y Active Campaign LLC., 1 North Dearborn Street, 5th floor, Chicago, IL 60602, Estados Unidos) puede consultar su política de protección de datos aquí y aquí. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puedes consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te ha gustado ¡compártelo!

Scroll al inicio