El Eneagrama no es el horóscopo

Saber tu eneatipo no sirve de absolutamente nada. Es sencillamente un paso dentro de un camino donde ver cosas de ti que no te hace ninguna gracia descubrir (y que necesitas desesperadamente ver).
Raquel Rús
Raquel Rús
Sexóloga, terapeuta de pareja y Profesora Acreditada por la International Enneagram Association. Autora del libro "Comunicación consciente".

Si te ha gustado ¡compártelo!

Es habitual ver a gente descubrir su eneatipo un poco con la energía de estar mirando el horóscopo semanal. Nos dice algo de nosotros, nos sentimos identificados, nos hace hasta ilusión lo acertado que puede ser… y ya. Puede que eso nos induzca a comprar algún libro de Eneagrama, donde identifiquemos también rasgos de nuestra pareja o nuestros padres. Seguro que en el momento nos sirve, pero lo habitual es que se quede ahí, en una toma de consciencia que luego podemos fácilmente olvidar.

Cuando decimos que el Eneagrama es el método más potente de desarrollo personal, da por seguro que no nos estamos refiriendo a esto. Eso sería como meter el dedo gordo del pie en el agua y pretender que te has bañado.  El Eneagrama trata de ver lo que no quieres y no puedes ver. Es decir de meterte hasta la cabeza e incluso bucear, nada de deditos.

El eneagrama es para "bucear" en nuestra propia profundidad.

Es habitual simplificar las cosas para sentirnos a salvo. Siempre digo que todo puede ser declinado a nueve. Es fácil si sabes Eneagrama hacer vídeos sobre cómo visten los nueve eneatipos, sobre cómo andan o ligan. Es sencillo y puede ser un interesante juego mental, pero no es nada más y el Eneagrama no es eso.

Jugar está bien, el problema es creer que eso es todo porque nos estamos perdiendo la chicha. Nos estamos perdiendo el cambio real. Ser afectados, descubrir nuestro potencial, que nos duela, tomar decisiones nuevas, abrir nuestras perspectivas, reordenar nuestra historia personal, comprender reacciones de nuestros padres que nos hirieron sin intención, que nuestro cuerpo se sienta incómodo, negar lo que vemos para luego aceptarlo, vernos a nosotros mismos desde la perspectiva de los demás, saber por qué nuestro ex hizo algo que en su momento no comprendimos y solo juzgamos, darnos cuenta de que hay patrones de conducta que repetimos y nos dañan aunque creamos que nos protegen… Todo esto y mucho más sí es el Eneagrama y su potencial. Quedarse en los juegos y en saber nuestro eneatipo no es mucho. En cambio hacer este camino reorganiza nuestro interior para hacer mejor nuestra vida de manera duradera y estable en el tiempo.

Está claro que este camino es mucho menos apetecible de primeras y nos va a hacer replantearnos quién somos de verdad. Ningún libro va a hacer eso, ningún vídeo de un minuto. Siempre digo que si hubiera una pastilla que hiciera el trabajo por nosotros yo también me la tomaría (si alguien conoce esta pastilla por favor ¡que me escriba ya mismo!). Lo que hay es trabajo personal y disciplina. Para hacerlo hay que amarse lo suficiente o tener la firme convicción de que no queremos soportar más dolor. Al menos lo que yo he visto en mí y en las personas de mis consultas y cursos es eso. Solo nos lanzamos a atendernos cuando el dolor de vernos a nosotros mismos sabemos que será menor que el que estamos sufriendo por no vernos. O porque ya tenemos un camino en el que hemos comprobado que la incomodidad nos llevará a reinventar una versión de nuestro yo mucho más flexible y amorosa con nosotros mismos, para empezar.

Podemos elegir los juegos y el camino. También podemos quedarnos en los juegos. Personalmente me quedo con los dos. Jugar está bien y me gusta jugar en las clases con los alumnos, pero sabiendo que es un ejercicio mental para afinar nuestra percepción o para afianzar conocimientos. Quedarse ahí puede ser perfecto para alguien, todos tenemos derecho a no tocar ciertos temas. Pero es importante saber que esos son nuestros límites, no los del Eneagrama. 

Si lo que te apetece es entrar al agua e incluso bucear en ella, busca alguien que te acompañe. Quizás sea porque yo desde los veintipocos encontré a mi Maestro del Cuarto Camino y estuve nueve años con él, que aprecio este acompañamiento. Tener alguien que te diga por donde ir porque ha estado ahí antes, que te anime a mojarte, que te asegure que no te vas a ahogar porque te sostiene o que te dé indicaciones que no quieres escuchar y que, sin embargo, necesitas es siempre lo más eficiente.

Aprendemos mucho más de una persona, de los compañeros, que de los libros. Leer es genial y es necesario, pero es la vida y las personas las que nos hacen poner en práctica lo aprendido y fijarlo en nuestro cuerpo, de otra forma se queda en la mente dando vueltas, en muchos casos para nada.Dándole tiempo el Eneagrama puede ser el camino que buscas para encontrarte, para sentir más seguridad en las relaciones importantes de tu vida, para verte desde una mirada más real y mucho más amorosa. Y de vez en cuando juega con él, que también es algo divertido 😉

Trabajar con el Eneagrama, también puede ser divertido.

¿Te gusta lo que lees?

¡Y a mí compartirlo contigo! Para que no te pierdas nada, suscríbete y recibe cada nuevo artículo en tu email. Además, te enviaré un regalo con el que descubrirás tu tipo de personalidad y el de tu pareja, para relacionarte dejando atrás suposiciones y malos entendidos.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:
Responsable: Raquel Rús. Finalidad: Gestionar el envío de boletines de noticias o newsletter. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal, excepto a nuestros proveedores de servicios de marketing por correo electrónico (Wild Audience S.L., Ronda de Sant Pere, 52, 08010 Barcelona, España y Active Campaign LLC., 1 North Dearborn Street, 5th floor, Chicago, IL 60602, Estados Unidos) puede consultar su política de protección de datos aquí y aquí. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puedes consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.

2 comentarios en “El Eneagrama no es el horóscopo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te ha gustado ¡compártelo!

Scroll al inicio